Historias viajeras de terror

Viajar es hermoso, relajante, divertido … pero también terrorífico en oportunidades. ¡Oh sí! alguno de nuestros viajes de seguro guarda una historia viajera de terror.

En esta oportunidad le pedí a un grupo de amistades amantes de los viajes, que me compartieran sus historias viajeras de terror para -ahora que pasó- reírnos un poco o dar gracias porque podemos contarlo. Aprendamos con estas historias viajeras de terror y que no nos pase lo mismo en nuestra próxima aventura.

11 de Septiembre

Por Gabs, a sus 20 años.

Una fecha que de por sí ya nos recuerda una historia de terror mundial. Apuesto que más de uno estaba por alguna parte del mundo viajando en esa época.

Martes, 11 de Septiembre de 2001, una mañana como cualquier otra, solo que viajábamos en familia. 17 personas entre adultos y niños, en 3 villas en Orlando, Florida. Muchos del grupo viajando por primera vez a este soñado destino.

Ese día tocaba visitar Busch Garderns en Tampa, Florida. Despertamos bien temprano, para tomar carretera por una hora y media. Viajábamos en dos vans por el tamaño del grupo, a los niños nos dividían para no armar tanto alboroto.

Llegamos al parque casi a las 09:00 am, hicimos nuestra fila acostumbrada. Notamos que el parque abrió unos 20 minutos luego de la hora reglamentaria, lo cual nos pareció raro para la puntualidad que les caracteriza. No había pasado una hora dentro del parque, cuando avisan por los megáfonos que debemos desalojar el parque de inmediato.

WTC New York 11 de Septiembre
WTC – New York

Camino a la salida, veíamos como las tiendas y atracciones cerraban de inmediato, una de ellas tenía el televisor encendido y lo que vi, pensaba era una película, era el momento en que el segundo avión chocaba con una de las torres gemelas en New York. Quedamos en ese momento en shock, no entendíamos si era real o no.

El pánico se apoderó un momento del grupo, no sabíamos que hacer. En ese entonces no existían los teléfonos inteligentes para enterarnos de mayor información y conocer mejor las noticias de lo que sucedía.

En la salida nos decían que esperáramos que nos iban a devolver el dinero de la entrada, allí nos mantuvieron por más de una hora, nos dieron unos tickets de reembolso y entradas a Sea World. En ese momento poco nos importaba el dinero, estábamos incluso pensando en devolvernos a nuestro país de inmediato. Pasamos 2 días de nuestras vacaciones encerrados en la villa, viendo que opciones teníamos para devolvernos.

Todo colapsó, las líneas aéreas ni nos contestaban, era imposible cambiar nuestro vuelo para 17 personas, los supermercados a nuestro alrededor mantenían grandes filas de personas comprando provisiones, fue todo un caos. A algunos de nuestros familiares le entraron ataques nocturnos de pánico. Tuvimos que esperar hasta nuestro día oficial de regreso diez días después. Por lo menos pudimos seguir «disfrutando» el viaje, siempre con el temor de lo sucedido.

Las «Maravillas» que te venden las Agencias de Viaje

Por Mabs, a sus doce años.

En los años 90s para programar un viaje en familia las Agencias de Viaje eran la mejor la única opción. Tenías tu agente de viaje de confianza, que te mostraba revistas con imágenes de los hoteles donde podías hospedarte, las maravillosas atracciones que asistirías. De verdad que quedabas enamorado con lo que ibas a ofrecer con la compra de los paquetes que tenían.

Para esta época mi padre con mucha ilusión planifica un viaje en familia para llevar a la hermana menor de 6 años a conocer a Mickey Mouse en Disney. La agencia de viaje le recomendó «los mejores hoteles al mejor precio». Fueron 4 días en Orlando y 2 días en Miami, Florida. Las fotos que mostraban eran una maravilla, atracciones por doquier, camas que transmitían un total relax, jardines, piscina, acceso a la playa, bar, discoteca; la verdad lo mejor de lo mejor. Según el agente de viajes, me iba a conseguir de seguro a Ricky Martín caminando por la playa.

Las "Maravillas" que te venden las Agencias de Viaje
Las «Maravillas» que te venden las Agencias de Viaje

El primer cuento de terror, llegando a Orlando, la habitación reservada era en el ala vieja del hotel, muy deteriorada, mal olor, manchas dudosas. Mi padre fue valiente y se empezó a duchar, cuando de inmediato el baño se inundó. Al observar todo esto, decidió pagar un monto mayor y nos mudaron al ala renovada del hotel, que en definitiva estaba mucho mejor.

Luego en Miami, la historia de hoteles del terror continúa, Casa Blanca se llamaba (ya lo cerraron) y menos mal fue así. La habitación era totalmente asquerosa, la salida a la playa era un matorral, la discoteca, el bar y el restaurante era una misma área, la piscina era verde. Lo peor de todo, nunca me encontré a Ricky Martín, quizás se quedó atrapado en los matorrales.

Al llegar de vuelta a casa, mi papá fue directo a reclamar a la Agencia de Viajes por las travesías que nos hicieron pasar y los gastos adicionales en los que tuvimos que incurrir por su venta engañosa. Demos gracias hoy al internet y la facilidad de leer recomendaciones, ver fotos reales de viajeros y conocer del mismo usuario su experiencia.

¿Manejar del lado izquierdo?

Por Cats, a sus 38 años.

Por lo menos unos 75 países del mundo y territorios se maneja del lado izquierdo de la calle. Si perteneces al resto de los países donde se maneja del lado derecho esto puede ser un reto para el que debes prepararte o resguardarte.

En un viaje a Sudáfrica -en donde se maneja del lado izquierdo de la calle- , decidimos alquilar un auto para hacer un road trip. Como previsión, por desconocer la cantidad de días que nos tomaría y el estado de las carreteras y condiciones, tomamos el seguro completo para el vehículo. Personalmente ya disponemos de seguro médico muy completo que cubre hospitalizaciones, accidentes, entre otros.

Va mi esposo manejando, la carretera es excelente, buena señalización, muy amplia, siempre con cautela, por ser uno de los primeros días que andábamos en el país y nos estábamos acostumbrando a la forma de manejo en este nuevo sitio.

Contrata siempre el seguro para auto
Contrata siempre el seguro para auto

En un trayecto con montañas, muchas curvas, lomas, vamos subiendo y al tomar la curva viene un camión por el canal contrario y justo a su lado un pickup rebasando en plena loma y curva al camión. El auto al vernos, frena y empieza a perder el control, viene directo hacia nosotros. Mi esposo, con sus benditos y admirados reflejos, logra abrirse lo más que puede pegado a la cerca de seguridad que impide salirse de la calle y obviamente caer al precipicio de la montaña. Con esta hazaña pudo salvar nuestras vidas de ese aparatoso accidente, sin embargo, el auto se abolló por todo el lateral izquierdo, era todo rayas y golpes por la cerca.

Mi corazón se aceleró a todo dar, empecé a hiperventilar, no paraba de temblar del susto. No podíamos parar para tomar un respiro, nos tocó esperar que las curvas se acabaran para detenernos.

Además del susto, si no hubiéramos tomado el seguro completo del auto, nos iba a tocar otro susto con la cuenta de reparación del auto. En definitiva, los seguros tanto de salud como para auto son sumamente importantes.

Un error de dedo

Por Mary, a sus 37 años.

Eres un viajero experimentado, haz hecho miles de reservas de vuelo, de hotel, de auto. Te sabes de pies a cabeza todos los datos de los formularios de aduana y de migración. Aun así, puedes cometer un error garrafal olvidándote de una letra de tu apellido.

Básicamente, esto fue lo que sucedió. Planificando un viaje a Barcelona, un grupo de 5 personas, cada quien hizo su reserva por su cuenta, comprando boletos de avión para las mismas fechas y números de vuelos. Todo está cuadrado, pudimos todos estar en el mismo avión para llegar juntos.

Mi boleto fue comprado con millas, con días de antelación para evitar recargos adicionales y encontrar la mejor tarifa por millas invertidas. Días cerca de nuestra partida, decido entrar a colocar mis asientos en los trayectos del viaje, llenar los datos de persona de emergencia, dónde me hospedaría y demás datos requeridos por la aerolínea.

Cuando ingreso, ven en la pantalla del computador mi nombre con un error en el apellido, faltaba una letra en el medio del mismo. Las pulsaciones se elevaron de 70 a 180 por segundo de inmediato, empecé a transpirar y decido de inmediato llamar a la aerolínea para saber que debía hacer. Me calme y dije, esto no puede ser tan complicado, ¿una letra? debe ser sencillo hacer ese cambio.

OJO al escribir tu nombre en las reservas
OJO al escribir tu nombre en las reservas

Para mi pesar, el agente que me atiende me dice, que cambiar el nombre no es posible y que de seguro migración no me dejaría montar en el avión por ese error. Además para solventar, debía emitir un boleto nuevo y que por ser con millas todo era más complicado aún. Debía cancelar el boleto que tenía, me devuelven las millas y emitir uno nuevo con las mismas millas, pero solo si hay disponibilidad. Estábamos muy cerca de la fecha de salida, era prácticamente imposible.

Decido llamar nuevamente en la noche, más calmada y me atiende una nueva agente, mucho más diligente. Me explica la misma situación, pero me dice, ¡intentemos! puede que hay opción. En su primera búsqueda le muestra una opción de vuelo con millas sin cargo extra para un día después de la fecha planificada, me daba mucho pesar no llegar con el grupo, pero era mi única opción en el momento, le digo ¡Procede!.

Mientras está procesando, cancela mi reserva anterior, empieza a emitir el boleto para el día que encontró y yo desde mi computador empiezo a buscar de nuevo con millas, tenía la esperanza de que con la cancelación, mi cupo se hubiese liberado y pudiera volverlo a tomar. En efecto así fue, como la tenía al teléfono aún le digo la buena noticia y emocionada me dice, ¡excelente! voy a tomar de inmediato ese cupo. Así fue. Pude salir ilesa de esta, pero como experiencia estos pasos debo hacerlos más calmada, aprender a chequear doble antes de darle al botón de Enviar.

Estas historias continuarán…

Tengo un montón de historias viajeras de terror que mis amistades y allegados me han compartido, voy a compilar muchas otras para una nueva entrada en Con Mi Mochila.

¿Quieres leer más? Revisa mi historia viajera de terror en tiempos de invierno.

De seguro algo terrorífico te ha pasado en unos de tus viajes y aventuras, anímate a compartirlas con nosotros o me las envías aquí. Voy a estar leyéndolas para publicarlas si me dan su autorización. Siempre es bueno que otras personas lean nuestras experiencias para aprender y hacer mucho más divertidos, relajantes y geniales nuestros viajes.