Hospedarse GRATIS por el mundo ¡Si Es Posible!

Si te digo que puedes hospedarte GRATIS en cualquier parte del mundo, ¿me creerías?, por su puesto que no, yo tampoco lo creía. Sigue leyendo y entérate cómo SI puedes hacerlo.

Gracias al Internet he aprendido que existe Todo o casi Todo, lo verdaderamente importante es aprender a buscar en ese mar de información que es la red y lograr encontrar esas «esferas del dragón» que nos ayudan a  ahorran dinero y nos traen grandiosas experiencias de vida.

Y es que el grande de Albert Einstein no se podía equivocar cuando dijo: “En los momentos de crisis solo la creatividad es más importante que el conocimiento”, en un momento de crisis es que supe que hospedarse gratis en el mundo es posible, seguro e incluso puede que no pagas, pero si ganas amistades, conoces nuevas culturas, además de volver a tener fe y esperanza en la raza humana.

El pasado mes de Abril del 2018, teníamos (mi novio y yo) un evento en Salt Lake City, Utah, pudimos con millas adquirir el boleto para ambos (ese será tema de otro post), sin embargo, cuando estábamos averiguando sobre hospedaje ya la fecha de viaje estaba muy cercana a nuestra partida, así que las tarifas estaban por las nubes, nuestro presupuesto se esfumaría por completo si nos hospedábamos en un hotel o incluso en un AirBnB (también les contaré de esto en otro capítulo), es aquí cuando el viaje se vio amenazado por el momento de crisis, estuvimos a punto de perder lo que habíamos pagado en nuestro boleto, incluso las millas que tanto habíamos sudado.  [Introduce aquí música deprimente]

El Descubrimiento

Buscando y buscando opciones en la web, recordé de una red social a la que me había afiliado un tiempo atrás y de la que había investigado, pero no había hecho uso, siempre dije «algún día me atreveré«. ¡Ese día había llegado! y no por elección, sino por necesidad. Nos tendríamos que lanzar al ruedo y aventurarnos. Buscábamos en definitiva, hospedarnos gratis.

Así fue como quedamos utilizando la red social más maravillosa del planeta, Couchsurfing, una red donde conoces personas en cualquier parte del mundo y puedes hospedarte con ellos, simplemente intercambiando cultura, compartiendo y dándole a conocer tu país a través de tus experiencias.

Como ya estaba afiliada, empecé a navegar y buscar personas (locales) en la ciudad donde íbamos. Me aparecieron cientos, puedes consultar si están abiertos a recibir visitas en las fechas de tu viaje, las amenidades que te pueden ofrecer en su casa, cuantas personas permiten hospedar, si aceptan niños o no, si fuman o no, tantos filtros que pueden ayudarte a especificar lo que buscas.

Ubique los diez que más llenaban mis expectativas, buscaba que tuvieran por lo menos un cuarto privado para ofrecer y que no fumaran. Procedí a contactarlos, le envié un mensaje a cada uno presentándonos, contándoles quienes eramos, que hacemos y a dónde íbamos en su ciudad, además les consultaba que tan lejos se encontraban de la dirección del evento que nosotros íbamos a asistir, para tomar en cuenta el transporte que era requerido.

De los diez, me contestaron dos personas de forma positiva, es decir, aceptándonos como sus huéspedes. De esos dos, uno estaba a una hora en transporte público [carita triste] y la otra a quince minutos caminando ¡Aleluya!. Así fue como conocimos a Ya-Chi, una diseñadora gráfica de Taiwan y su gato Maya.

Nuestra Habitación

Ya-Chi nos recibió a nuestra llegada a Salt Lake City en su apartamento, nos dio el tour por las áreas comunes que compartiría con nosotros, su baño (con agua caliente), cocina, sala y nuestra habitación privada con acceso independiente, incluso nos había colocado una pequeña mesa que hacía de escritorio, un tendedero con ganchos para nuestra ropa, un excelente colchón, almohadas y una maravillosa colcha para abrigarnos del frío.

¡Ah! lo más importante, la contraseña de su wifi y nuestra propia llave.

Luego de nuestro corto tour, nos presentó a Maya, su amigable gato, nos indico las normas del lugar, dónde estaban los implementos de cocina y que todo estaba a nuestra disposición, incluso nos hizo un espacio en su nevera para nuestro pequeño supermercado que luego haríamos.

NuestraHabitacion
Nuestra Habitación

La Convivencia

De las cuatro noches que nos hospedamos con Ya-Chi, pudimos conversar solo una mañana, nosotros salíamos muy temprano y ella usualmente estaba fuera del apartamento, así que prácticamente quedamos solos (con Maya) la mayor parte del tiempo.

MayaElGato
Maya, el gato.

Aun con lo poco que conversamos, Ya-Chi nos compartió tips de lugares que podíamos conocer cerca, sitios a muy buen precio para comer.  Siempre estaba dispuesta a guiarnos.

Incluso pudimos coordinar nuestras agendas y aceptamos su invitación a cenar en la casa de su novio. Nos prepararon unos tacos con fruta de árbol de pan. ¡Una delicia!. Allí tuvimos una tarde amena, pudimos compartir muchos más, conversamos de política de nuestros países e intercambiamos datos de nuestra cultura.

Mis Recomendaciones

Una vez te decidas, regístrate y sigue estas diez recomendaciones para escoger tu couhsurfer:

  1. Al registrarte, completa lo más que puedas tu perfil.
  2. Filtra lo más que puedas tu búsqueda de couchsurfer que estén abiertos a recibir huéspedes en las fechas de tu viaje.
  3. Preferiblemente hospédate con miembros que tengan el check de validado, esto te da aún mayor seguridad.
  4. Lee las calificaciones que le hacen a cada couchsurfer las personas que se han hospedado previamente.
  5. Preséntate con un mensaje a cada couchsurfer que cumple con tu búsqueda, solicita el hospedaje.
  6. Haz todas las preguntas pertinentes antes de aceptar hospedarte.
  7. Mantén constante comunicación con el couchsurfer previo a tu llegada.
  8. Lee las reglas y normas que coloca cada couchsurfer en su perfil.
  9. En el perfil del couchsurfer puedes ver fotos del área que tiene a disposición para hospedarte, mira si cumple lo que buscas.
  10. ¡Compórtate! Recuerda las buenas costumbres, colabora, manten la limpieza y cuida el hogar del couchsurfer como si fuera el tuyo. Te han abierto las puertas de su casa, eso se agradece de la mejor manera.

¿Lo haría de nuevo?

Una y mil veces más. Que maravilloso que exista gente por el mundo dispuesta a ofrecerte un techo, una cama y un baño, a cambio de intercambiar cultural y una buena charla.

Si bien de pequeños nos decían [incluye la voz de tu mamá] «No hables con extraños, que te van a llevar lejos», ahora que ya tienes cierto criterio formado, deja esa enseñanza atrás, es más, hablale a la mayor cantidad de extraños que puedas, te asombrarás de que los buenos somos más, de que existe gente honesta en el mundo en la cual puedes confiar.


¡Atrévete a vivir una grandiosa experiencia!


Nuestra vista del amanecer

Luego de que crees tu cuenta en Couchsurfing, pasa a dejarme una calificación como amistad en mi perfil, ¡Eso me ayudaría mucho!, tan pronto la reciba, te haré una para que te ayude a ti también a tener más posibilidades de aceptación con tus peticiones.

Ahora los límites de explorar el mundo, quedan sólo en tu mente. ¡Muévete y Viaja!

Si aún con mi experiencia, sientes que no es para ti, comparte este post con tus amistades, de seguro a más de uno le puede ayudar en la planificación de su próximo viaje.

Y si ya has vivido esta experiencia, comenta que tal te fue y qué recomendaciones añadirías.